Buscar

asamblea ciudadana valladolid

ACIVA

CODIGO DE VALORES ACIVA



La Asamblea Ciudadana de Valladolid (ACIVA) es la aspiración histórica de buscar la unidad de quienes, a la luz de los Derechos Humanos, quieren organizarse para encontrar solución a las injusticias sociales.

No quiere que nadie se una a y en sí misma; sino que la unidad popular o de la mayoría se va construyendo en la medida en que el conjunto de sus miembros van generando la organización unitaria que el momento histórico requiera.

La ACIVA respeta la existencia de los partidos políticos y de otras organizaciones sociopolíticas que luchan por la organización de la sociedad.

La ACIVA es un movimiento social que reúne a distintas entidades sociales y a los ciudadanos indignados con un orden social injusto.

Es una entidad que, aún sin personalidad jurídica, sirve de paraguas bajo el cual se dan cita las entidades y personas que la componen.

Es una entidad sociopolítica que, aceptando siempre estar en una situación de flexibilidad organizativa, tiende a constituirse en entidad permanente que parta del análisis de la realidad social, reflexione sobre los problemas descubiertos a la luz de los Derechos Humanos y busque consensuadamente la mejor solución a las necesidades encontradas.

La ACIVA quiere asumir los problemas que acucian a la mayoría excluida de la sociedad. Quiere representar a la Sociedad Civil y sale a la calle para denunciar el desorden establecido por aquellas instituciones que no nos representan.

La ACIVA es soberana porque nada ni nadie está sobre la mayoría. Por eso está por encima de cualquier otra entidad que, al no ser la mayoría, siempre será parcial.

Es englobante, amplia y popular. Es la voz activa de la sociedad civil. Su fuerza es el voto y la democracia.

Su punto de apoyo y de partida es el descubrimiento de las necesidades que sufre la ciudadanía.

La ACIVA mantiene viva la llama de la ética humana. Sostenida por la acción, reflexiona sobre la misma y termina buscando, a la luz de la praxis, el mejor estilo organizativo. Dicho de otra manera: parte de la unidad de acción, elabora cotidiana y pacientemente la unidad de pensamiento y construye la unidad organizativa.

Sabe distinguir entre las distintas acciones realizadas por los partidos políticos y, consecuentemente, aprueba o desaprueba, basándose en la fuerza del voto y en la honrada coherencia interna entre la palabra y la vida, entre la teoría y a práctica.

Microsoft Word - ACIVA MARTIN IV.docx

Anuncios
Entrada destacada

El dia 20 todos/as a defender la sanidad publica. Nos va la vida en ello!

Madres, hermanas, compañeras..

Concluyeron con éxito las jornadas de despoblación y refugio organizadas por ACIVA 

Desde ACIVA valoramos muy positivamente el análisis que se realizó en estos dos encuentros: apoyo al mundo rural y rechazo a la crisis de derechos humanos en las políticas europeas.

JORNADAS DESPOBLACIÓN Y POLITICAS MIGRATORIAS


COMO LO PROMETIDO ES DEUDA Y SEGURO QUE HABRÉIS RESERVADO EL VIERNES 10 Y EL MIÉRCOLES 15 DE NOVIEMBRE

ESTAS SON LAS JORNADAS QUE TENEMOS PARA TI:

Centro Civico Casa Cuna C/ Ecuador 2 (Arturo Eyries) Bus: líneas 7 y 10 

VIERNES, 10 DE NOVIEMBRE 19:00h

DESPOBLACIÓN, ANÁLISIS POLÍTICO

Presentación de las jornadas:
LUIS GONZÁLEZ ALONSO
Portavoz de la Asamblea Ciudadana de Valladolid (ACIVA)

VIRGINIA CARRERA GARROSA
Portavoz Ganemos Ayuntamiento Salamanca
Experta en igualdad de género


ADELA PASCUAL ÁLVAREZ
Procuradora PODEMOS Cortes de Castilla y León 
Militante de Anticapitalistas


JOSE SARRIÓN ANDALUZ
Procurador de Izquierda Unida Cortes de Castilla y León 

MIÉRCOLES, 15 DE NOVIEMBRE 19:00h

DESPOBLACIÓN Y REFUGIADOS

AMPARO MORAL MARTÍN
Activista pro DDHH y co-redactora del estudio “Despoblación y refugiados en Valladolid”

FERNANDO MANERO MIGUEL
Catedrático de geografía humana en la UVA

RANIA BELÉN GARCÍA GARCÍA 
Coordinadora proyecto “Ecoaldeas” Valencia

despoblacion y refugiados.png

    25879127474_80460e49d7_o

    25879127474_80460e49d7_o

    15 M. Contra la corrupcion

    La ciudadanía vive, desde hace bastante tiempo, en una permanente situación de alarma social motivada fundadamente, a nuestro juicio, por cuatro evidencias constatadas día tras día:
    1. La corrupción inacabable y la incapacidad de las instituciones públicas para atajarla y sancionarla ejemplarmente.
    1. Este aparente desfallecimiento del Estado ha conducido a un proceso en el que la sociedad ha ido perdiendo, paulatinamente, confianza en el funcionamiento de las instituciones públicas.
    1. Se evidencia, además, una ausencia de proyecto, de impulso ético, legal y orgánico capaz de erradicar la gangrena que pudre los fundamentos del llamado Estado de Derecho.
    1. La confusión entre el concepto de Justicia (con la profundidad y extensión de sus contenidos) y el funcionamiento de tribunales constituidos en su nombre.

    De continuar esta situación sin que las cosas cambien nuestra sociedad llegará a un punto de atonía y falta de pulso que animará a depredadores del dinero público a seguir con sus prácticas delictivas y sus exhibiciones de cinismo e impunidad. Se habrá llegado a una situación de la que será del todo imposible recuperar la ética pública y la Justicia. La corrupción se entronizará como hábitat permanente de nuestra vida.
    Hacemos un llamamiento para que la ciudadanía se organice a nivel local, provincial, autonómico y nacional para expresar, con concentraciones, manifestaciones y otros actos el rechazo, la repulsa a este estado de cosas. Si esta acción cívica tiene eco, Madrid será el escenario donde culmine, por primera vez, la opinión de la ciudadanía.
    Paralela y simultáneamente, y con el mismo esquema de organización, la ciudadanía, como depositaria de la soberanía popular, podrá constituirse en Ministerio Público que, como representante de los intereses globales de la sociedad, se persone o inicie las acciones legales en pro de restablecer, en la actuación de cada tribunal, los fundamentos y contenidos del Estado de Derecho.
    En el ADN de nuestra Historia está la constitución de la población en Juntas Ciudadanas para defender, bien los intereses de la Patria, bien la Justicia y la ética pública. Tanto en 1808 como en 1868 se vio esa forma de reacción popular frente a la injerencia extranjera o frente a la arbitrariedad y corrupción de los gobiernos.
    Este llamamiento contiene la siguiente serie de condiciones y características:
    1. Va dirigido a toda la ciudadanía, con independencia de afiliación política, perfil ideológico o estatus social. Queremos que se restablezcan los valores y prácticas jurídicas y funcionamiento de las instituciones que garanticen el Estado de Derecho para toda la ciudadanía.
    1. Las fuerzas políticas, las plataformas, movimientos, colectivos, etc. que estimen conveniente incorporarse a la convocatoria lo harán a través del trabajo individual y personal de sus afiliados y afiliadas. Este llamamiento es para el conjunto de la ciudadanía.
    1. Los actos y actividades de las Juntas en las que se constituye el Ministerio Público no exhibirán pancartas, símbolos u otros signos externos partidarios u organizativos, exceptuados los que los componentes de cada Junta acuerden para la misma. ..
     4. Estimamos conveniente que, desde el primer momento, las manifestaciones, actos públicos u otras iniciativas tengan un sello especial y específico inherente a la pluralidad de sus componentes y a los objetivos finales perseguidos: la lucha por la Justica y contra la corrupción. La convocatoria cívica a la que llamamos debe dar ejemplo de seriedad, dignidad y ejemplaridad junto con una firme voluntad de conseguir los objetivos marcados que preocupan a la mayoría ciudadana

    Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

    Subir ↑