17 Octubre TTIP

17 de octubre:

DÍA INTERNACIONAL PARA LA ERRADICACIÓN DE LAS CAUSAS DE LA POBREZA Y

DÍA DE ACCIÓN GLOBAL CONTRA LOS TRATADOS DE COMERCIO E INVERSIÓN.

Las personas, el medio ambiente y la democracia

antes que los beneficios y los derechos de las corporaciones

En la semana de acción global contra los tratados de comercio e inversión y en el día internacional para la erradicación de las causas de la pobreza, salimos a la calle para mostrar: el rechazo colectivo a las negociaciones de libre comercio que actualmente se están llevando a cabo entre la Unión Europea y Estados Unidos conocidas como Acuerdo Transatlántico de Comercio e Inversión (TTIP); el rechazo colectivo al Acuerdo Económico y Comercial Global (CETA) entre la Unión Europea y Canadá; y el rechazo colectivo a los Acuerdos de Comercio en Servicios (TISA).

Las élites del capitalismo mundial están inmersas en una ofensiva de negociaciones de tratados de comercio e inversión, que únicamente favorecen los intereses de las grandes empresas trasnacionales en detrimento de los pequeños productores, consumidores, comerciantes, y de la ciudadanía en general, y que tendrán un impacto muy negativo sobre el medio ambiente, los derechos sociales, los derechos laborales, y aumentarán de forma irreparable el déficit democrático en todas nuestras sociedades.

Denunciamos las nefastas consecuencias de estos acuerdos comerciales y de inversión, que en otras regiones del planeta ya han demostrado que aumentan los niveles de pobreza, de desigualdad y vulneran los derechos humanos, además de destruir el medio ambiente.

La ciudadanía europea unida en organizaciones sociales, políticas o sindicales, agrupaciones campesinas o plataformas ciudadanas de base hemos impulsado durante los últimos años movimientos de resistencia a los tratados comerciales, que han crecido en los últimos dos años y que han culminado con recolección de más tres millones de firmas por la Iniciativa Europea contra el TTIP, CETA y TISA tras un año de campaña.

Esta es una política global que amenaza la democracia y los derechos humanos en todo el mundo. En América del Norte, en América Latina, en Europa y en el Pacífico la gente se está organizando para poner fin al asalto del imperialismo corporativo, que se agrava en gran medida por el Tratado Transpacífico (TPP) y otros tratados «comerciales y de inversión» como el TTIP, el CETA y el TISA.

Todos estos tratados otorgan más derechos a las grandes empresas que a las personas, permitiendo a los representantes de las transnacionales participar en organismos como el Consejo de Cooperación reguladora, que les concede el derecho de vetar o modificar leyes de Estados soberanos cuando consideren que estorban a su aspiración de beneficio. Estos organismos amenazan con rebajar importantes normas y reglas diseñadas para la protección de los intereses públicos, o con prohibir futuras mejoras.

También consideramos una agresión a la democracia el Mecanismo de Solución de Controversias Inversor-Estado (ISDS), que hace posible que un Estado legítimo sea demandado por un inversor extranjero cuando el inversor considera como daño para sus posibles ganancias presentes o futuras una ley que ha sido democráticamente promulgada. Estos mecanismos se basan en juicios fuera de los tribunales nacionales, socavando los sistemas legales nacionales, así como la soberanía democrática de la sociedad para la formulación de leyes y políticas de interés público.

Por ello hoy 17 de octubre, Día Internacional para la erradicación de la Pobreza, y de la lucha global contra los tratados comerciales y de inversión EXIGIMOS:

  1. Transparencia inmediata: se harán públicos los textos de negociación de la Comisión, así como todos los documentos de negociación para permitir un debate público abierto y crítico sobre el TTIP, TISA y CETA.
  2. NO al ISDS: nos oponemos a estos mecanismos de solución de diferencias entre el estado y el inversor y mantenemos con firmeza la soberanía de nuestras sociedades y de nuestros pueblos para la toma de decisiones en la defensa y mejora del interés público y del bien común por encima de los intereses privados.
  3. NO al Consejo de Cooperación Regulatoria: toda la regulación de las operaciones comerciales, las condiciones del comercio y el establecimiento de estándares de producción del producto deben estar en manos de los órganos y procesos controlados democráticamente.
  4. NO a la desregulación y a la rebaja de los estándares de protección y al servicio del interés público: el nivel de las normas sociales y laborales, de los consumidores y de la salud pública, la protección del medio ambiente, incluyendo la regeneración de nuestros recursos naturales, el bienestar animal, las normas sanitarias de los alimentos y las prácticas agrícolas ambientalmente sostenibles, el acceso a la información y al etiquetado, la cultura y la medicina, la regulación del mercado financiero, así como la protección de datos y otros derechos digitales que se deben mejorar, y no «armonizar» hasta el más bajo común denominador. El reconocimiento mutuo de estándares no es aceptable en la medida en que socava los niveles de protección acordados democráticamente. Hay que garantizar que se aplica el principio de precaución.
  5. NO a la privatización de los servicios públicos. Defendemos el acceso universal a una educación de calidad, a la atención a la salud y otros servicios públicos como instrumentos para sostener la reproducción social de la vida y como una contratación pública que promueve el empleo local y las economías locales, la discriminación positiva, el emprendimiento social, la economía sostenible, el cuidado de las personas y al servicio del interés público. Somos conscientes de que los efectos de la privatización de los servicios públicos en diferentes ámbitos tienen un especial impacto en las condiciones de vida y de trabajo de las mujeres.
  6. La promoción de prácticas agrícolas sostenibles con el medio ambiente y la protección de la pequeña agricultura familiar.
  7. Las instituciones públicas deben mantener el poder político y las estructuras necesarias para proteger ciertos sectores sensibles y salvaguardar las normas importantes para nuestra calidad de vida. Las normas laborales y ambientales internacionalmente acordadas deben ser respetadas. La violación continua de las normas del trabajo debe ser objeto de sanciones.¡¡¡ NO a los Tratados de libre comercio e Inversión Transatlántico, Transpacífico, CETA, y TISA!!! Y no a sus consecuencias de deterioro climático y empobrecimiento de la sociedad.

    ¡¡¡NO A LA DESIGUALDAD Y A LA POBREZA!!! 

    ¡¡¡ Las Personas y el Planeta por encima de las multinacionales!!!

    GALERIA FOTOGRÁFICA.

    El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios